Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

ESPECIALES

«Empezamos a ser conscientes de lo que hacen las administraciones pero la transparencia en la sociedad es nula»

Antonio_ByN
Actualizado 23/10/2018 23:37:26
Redacción

Antonio Jiménez es abogado y especialista en compliacen empresarial. Director del Instituto Superios de Derecho y Empresa de Salamanca (Ensal).

Una entrevista con la firma de César Brito González.

Antonio Jiménez, entre el 17 y el 19 de octubre, ha ejercido las funciones de un auténtico hombre orquesta. El Instituto Superior de Derecho y Empresa de Salamanca (ENSAL), entidad que dirige, ha sido el encargado de la organización del V Foro Pro Integración de Juristas de Iberoamérica. Como máximo responsable de una importante cita internacional que aterriza por primera vez en la ciudad, se enfrenta a una cantidad ingente de gestiones y problemas de última hora y debe cerciorarse de que el desarrollo de la cita es perfecto saliendo al paso de todo ello. Este trabajo en la sombra, que nunca se ve pero sin el que no podría salir adelante esta iniciativa, se suma a la innumerable cantidad de gestiones y actividad previas a la inauguración.

Con el gesto cansado pero satisfecho, analiza esta experiencia pionera en Salamanca, con la vista puesta ya en la siguiente edición. Además, habla con nosotros de una tendencia en el marco legal corporativo que está desarrollándose cada día más: la prevención de delitos. Y, por si esto fuera poco, este abogado mediador de energía prácticamente inagotable nos cuenta otra de sus próximas iniciativas: la irrupción en la vida pública en el seno de un partido político de nueva creación.

Pregunta: Para quien no ha podido asistir a las jornadas de este foro ¿Cómo resumiría el objetivo del mismo?

Respuesta: Principalmente, queremos divulgar entre juristas y entre el público en general tres pilares que consideramos fundamentales: los valores de la democracia, la participación y el respeto por los derechos humanos. También pretendemos crear un espacio de inversiones para la Iberoamérica continental y para España y Portugal. Y, por último, pretendemos recalcar y ofrecer un refuerzo a la importancia del cumplimiento normativo, como norma principal de convivencia y como regla de comportamiento de las empresas para evitar la comisión de delitos.

P. Después de cuatro ediciones y tras la presente, podemos considerarla una cita consolidada

R. Sí lo es. Es la quinta vez que se celebra, efectivamente, pero es la primera vez que lo hace en España y en Salamanca, por descontado. Se decidió elegir esta ciudad como sede para albergar el foro por la conmemoración del octavo centenario de la Universidad de Salamanca. Además, muchos de los juristas que han asistido han estudiado en esa universidad y no hemos tenido ningún problema en dotar al encuentro de ponentes prestigiosos de todo el espacio iberoamericano.

P. Aún falta una jornada para la clausura, pero ya se puede hacer una valoración general del desarrollo del foro ¿Cuál es su percepción?

R. En cuanto a la calidad de los ponentes, el foto ha sido un éxito total. Han venido abogados de los despachos más prestigiosos de toda Iberoamérica, notarios, registradores… Todo tipo de juristas. Mi valoración es de excelente. En cuanto a la participación del público salmantino no ha sido tan importante como esperaba. Contamos con más público de América continental que gente de Salamanca en el evento. No obstante, lo vamos a repetir en años posteriores, el próximo probablemente celebremos el foro nuevamente aquí. Trabajaremos más para alcanzar mayor difusión y relevancia y que se llene de gente de aquí el auditorio.

P. Algo muy deseable, dada la importancia de los temas que se tratan

R. Exactamente. Salamanca y sus juristas podrían alcanzar una presencia muy relevante a nivel internacional. Por el motivo que sea, quizás por miedo a no dar la talla, no se han apuntado.

P. Por centrarnos en una parcela profesional que usted controla perfectamente ¿Está el tejido empresarial español concienciado y comprometido con el área del compliance?

R. A nivel de grandes empresas, sí, Prácticamente todas tienen su propio compliance o planes de prevención de delitos. ¿Por qué? Porque ofrece seguridad de actuación el en tráfico jurídico. También ofrece seguridad a los administradores de que una actuación puntual de un trabajador o un directivo no compromete el patrimonio personal o corporativo. Esta seguridad se extiende también a los inversores y a la buena administración de su patrimonio, conforme a la normativa vigente. Estos planes son un seguro ante la comisión de un delito en el seno de una organización. Las empresas, partidos políticos, sindicatos, fundaciones y asociaciones deben estar en esta dinámica de prevención.

Porque operan ante terceros y sus relaciones pueden tener impacto en estas terceras partes en la comisión de posibles delitos. No responde únicamente quien comete el hipotético delito, sino que responde también la persona jurídica. Pongo un ejemplo. Si en una empresa de transporte de mercancías un conductor de uno de sus vehículos comete un atropello, y con ello un homicidio imprudente, la responsabilidad penal es suya, pero también lo es de la empresa que no vigilase que el conductor cumpliera con las medidas establecidas por el convenio colectivo. Hay multitud de situaciones y cada vez más organizaciones están siendo imputadas por la comisión de delitos, por trabajadores y directivos. La única forma de eximirse de responsabilidad penal es contar con un plan de prevención de delitos.

No hay que olvidar que una empresa no puede ir a la cárcel, pero sí puede ser objeto de multas de hasta seis veces el posible beneficio obtenido por la misma, además de sufrir la prohibición de contratar con el sector público o de obtener subvenciones y ayudas públicas por períodos de hasta quince años. Puede ser intervenida judicialmente y sufrir lo que se llama la «muerte de la empresa». El juez puede ordenar su disolución judicial. Para un socio o un accionista supone un varapalo prácticamente definitivo, además de la bajada de reputación que puede abocar a un desplome de su valor y un fondo de comercio nulo.

P. Por contraponer ¿la situación es análoga en Iberoamérica?

R. Hay países como Chile, Argentina o Brasil donde los planes de prevención de delitos están mucho más avanzados que aquí. Se llevan aplicando muchos de ellos desde 1995. En esos países sí que existe la prevención penal de las personas jurídicas desde hace mucho tiempo. En cambio en España sólo se contempla desde 2010. Se introdujo una reforma del Código Penal en la que se contemplaba un atenuante si la empresa que no contara con este plan desarrollaba uno antes de la apertura de juicio oral. Desde entonces y hasta el 2016 muy pocas empresas y personas jurídicas fueron imputadas. Sabemos, por ejemplo del F.C. Barcelona. Desde entonces la Liga impone a todos los clubs que cuenten con un plan de prevención de delitos.

Esto lo han implementado primero las empresas del Ibex, luego lo han hecho prácticamente todas aquellas que facturan más de veinte millones de euros anuales. Estamos ahora en la tercera fase, de

implementación en las pequeñas y medianas empresas. A mí ya me lo solicitan incluso muchas personas que son autónomos y que tienen uno, dos o tres trabajadores. También muchas asociaciones profesionales, porque quieren eludir responsabilidad penal y civil, además de salvaguardar el patrimonio de sus gestores y administradores.

Se terminará por generalizar, en España. Hasta 2016 se contaban los casos de imputación empresarial con los dedos de una mano. Desde entonces hemos pasado de cuatrocientos y pico casos ese año a más de ochocientos en 2017. En lo que llevamos de año ya se han registrado más de mil casos. La importancia y la incidencia del compliance en el contexto empresarial crece cada día más.

P. Dos de los temas que se han tratado profusamente en el foro son los de los derechos humanos y la transparencia. ¿Cuál es su punto de vista respecto a estos retos a corto plazo?

R. En España no se ha podido hablar de transparencia hasta la reciente aprobación de la Ley de transparencia y buen gobierno. Hasta entonces no se puede decir que haya sido una administración muy transparente. Sí que se está viendo un esfuerzo de las administraciones públicas por dar a conocer las actuaciones, los contratos, los bienes de los políticos — aunque desde mi punto vista con una valoración errónea, porque valoran los pisos con una referencia catastral y no de mercado, por ejemplo — y otros asuntos. La ciudadanía comienza a tener consciencia de lo que están haciendo las administraciones, quién lo hace, con quién contrata, como lo hace, etc. En la sociedad española, y es mi opinión, la transparencia es nula. En este foro he conocido casos de colegios de abogados españoles que no publican sus actas, por ejemplo. Sigue habiendo mucho secretismo en la administración corporativa: cámaras de comercio, colegios profesionales, comunidades de regantes… Aquí la transparencia no ha llegado, todavía.

En cuanto a los derechos humanos, está quedando claro que no es lo mismo la protección otorgada a esos derechos en la Iberoamérica que incluye a España y Portugal que la que se ofrece en algunos países de la América continental.

P. Cuénteme algo de esa aventura política en la que se va a embarcar en breve

R. Sí, iniciaré esa aventura con un nuevo partido socio liberal de alcance nacional, aconfesional y monárquico. Se llama «Contigo somos democracia». Se trata de un partido de centro. Y digo de centro, no de centro derecha o centro izquierda, una formación dialogante y creo que necesaria en la sociedad española y mucho más en la sociedad salmantina actual.

Ahora mismo está muy atomizada tanto la política como la vida pública y creo que es necesario que entre gente nueva, como la que lo hará en este partido: gente que estamos trabajando, ninguno necesitamos vivir de lo público, como ocurre como muchos de los que actualmente están. El proyecto es implantarnos poco a poco en la sociedad salmantina para, en un futuro muy próximo, intentar llegar a obtener la alcaldía y entrar en las instituciones de gobierno, tanto en los municipios de la provincia como en la Diputación, en la Junta y Dios quiera que también saquemos representación en el Parlamento nacional.

P. ¿Habéis recibido feedback negativo hasta el momento, de los que ya están?

R. No. Me llevo bien con el PP, con el PSOE y con Podemos. Hay ideas que me gustan más e ideas que me gustan menos, pero me llevo bien con todos. Como abogado soy mediador y creo que hablando se puede entender todo el mundo. Estoy convencido de la gran mayoría de quien está en política sí que quiere hacer por la gente, que abandona su vida personal para volcarse en la vida pública. Como en todo, aunque se comparta un objetivo, los medios para llevarlo a cabo son vistos de distinta forma por unos y por otros y es lo que lo que cala en la mente de la ciudadanía.

Si quieres crear empleo en Salamanca, pero no haces nada por atraer empresas e inversión puedo decir que el objetivo es muy loable, pero no la forma en la que se está gestionando. Y no te ataco personalmente, porque no tengo nada personal contra ti. Eres una persona igual que yo y mi moral me impide machacarte como persona. Represento a un partido que no viene a discutir con unos y con otros, sino a hablar de objetivos y metas. Si alguien me convence de que sus ideas y metas son mejores que la mías… perfecto. Pero hasta que no me convenzan, creo que las mías son las adecuadas.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información