Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

SUCESOS

Detenida en Salamanca con 26 antecedentes, 30 reclamaciones judiciales y siete identidades diferentes

Policia-Nacional
Actualizado 05/10/2018 23:14:30
Redacción

Agentes de la Policía Nacional han detenido a una mujer con 26 antecedentes por hurtos y robos, 30 reclamaciones judiciales ya cesadas y siete identidades diferentes, que dio cuando fue sorprendida en algunos de los hechos anteriores, por robar un teléfono móvil en Salamanca.

Europa Press - En esta ocasión, los agentes fueron alertados por el propietario de un establecimiento dedicado a realizar tatuajes, quien informó de que en ese momento tenía retenida a una joven de nacionalidad rumana, que había accedido al local y que le había sustraído el móvil, valorado en más de 1.000 euros, el cual ya había recuperado.

Según ha informado la Comisaría Provincial, la joven, sobre las 13.30 horas, llamó al timbre del negocio, ya que la puerta del mismo permanece siempre cerrada mientras su propietario está trabajando.

Entonces, le abrió la puerta y ella entró con un folio en una de las manos, se dirigió hacía la mesa de trabajo. En ese momento, la mujer dejó el folio en la mesa, pero "inmediatamente lo retiró", y fue instantes después cuando el propietario se percató de que su móvil no estaba en la mesa.

Inmediatamente, el hombre se dirigió hacia ella, quien "ya se disponía a ir hacía la puerta para abandonar el establecimiento", vio que llevaba su móvil tapado con el folio, un Samsung Galaxy S9 Plus, el cual pudo recuperar, y llamó a la Policía.

La mujer trató de irse pero no fue capaz de abandonar el establecimiento, ya que la puerta estaba cerrada, y desconocía el mecanismo para abrirla de nuevo, según la Comisaría Provincial.

Mientras esperaban la llegada de los funcionarios, la mujer intentó en varias ocasiones abrir la puerta sin conseguirlo, incluso dio un manotazo al propietario y provocó la caída del lápiz óptico que llevaba en la mano, además de realizar una llamada con su móvil a alguien que se encontraba en el exterior.

Una vez llegaron los agentes, observaron a una mujer que daba gritos y que trataba de abrir la puerta del establecimiento, sin conseguirlo, y a su lado estaba un varón, quien explicó lo sucedido.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información