Disponible en
Ir a la versión móvil App para iOS App para Android en Google Play
Síguenos en twitter Estamos en Facebook
Compartir:

ESPECIALES

10 consejos para vivir con menos dinero

9f29d264204ea6ad2b865173de57bb1f
Actualizado 03/07/2018 16:25:02
Redacción

Las crisis económicas, políticas o incluso las circunstancias personales pueden cambiar el panorama familiar drásticamente. En esos casos, vivir con menos y ser feliz en el intento es un arte que pocos pueden cultivar.

Independientemente de la importancia que cada cual dé al dinero, de la cultura o de la región que habite, cuando se trata de vivir con menos, hay principios que aplican a casi cualquier persona y circunstancia. Uno de los más prácticos y eficaces, es un sano presupuesto familiar.

Lamentablemente, mantener un presupuesto es un arte perdido en las generaciones actuales. A continuación, se presentan consejos útiles al respecto que serán prácticos, independientemente de su situación económica actual.

1. Planificar los gastos en función de las necesidades reales

Desde el punto de vista de las ciencias económicas, todos los deseos del hombre son “necesidades”. De hecho, es uno de los problemas que debe resolver cualquier sistema económico, es cómo administrar los recursos limitados, antes las “infinitas necesidades” del hombre.

Sin embargo, siendo honestos; muchos gastos se realizan en función de satisfacer genuinos deseos, antes que necesidades primarias. Planificar en función de las verdaderas necesidades es el primer paso para vivir con menos.

2. Escribir el presupuesto y mantenerlo en un lugar visible

Aparte de ser un asunto práctico, muchos científicos coinciden que, al escribir las metas o el presupuesto, se genera un mecanismo subconsciente que facilita el seguimiento del mismo.

Aunque alguien sea muy escéptico al respecto, la realidad es que mantener el presupuesto en un lugar visible para los implicados, contribuye a mantener los pies sobre la tierra y recordar los límites del mismo.

De hecho, algunos que han llevado un diario de gastos se sorprenden de las nimiedades en las que se diluye su dinero.

3. Ser realista

Si el presupuesto es demasiado rígido será muy difícil de cumplir. En estos casos, la mayoría se decepcionan y terminan por dar por perdido el intento.

Por eso, el presupuesto debe incluir ciertos gustos o “desahogos” que anulen la sensación de asfixia que se genera cuando se es demasiado inflexible y poco realista.

Los gustos deben permanecer, pero ajustado al presupuesto. Si alguien solía vacacionar todos los años, debe seguir haciéndolo, pero a un lugar más módico.

Incluso si resulta imposible viajar, es apropiado mantener el itinerario y elegir un medio de recreación que no implique demasiados gastos como ir a hacer senderismo un fin de semana o visitar a algunos amigos y familiares.

4. Comprar con inteligencia

Aprovechar los productos de proximidad y los alimentos de temporada nos aseguran mejores precios. También es factible aprovechar ofertas y cupones de un modo razonable.

En el caso de la ropa, algunos hacen lo contrario, compran la ropa pasada de estación y la guardan para aprovechar las rebajas. Pudiera parecer patético para algunos, pero quitando la vanidad y el sentimentalismo, ropa es ropa, a fin de cuentas.

5. Ahorrar con conciencia

Dentro del presupuesto, debe incluirse una partida para ahorrar. Elija un porcentaje de sus ganancias, no un monto fijo. De este modo, ahorrará en proporción a sus entradas y se verá obligado a guardar lo pactado.

6. Mantener las cosas en buen estado

Comprar electrodomésticos y cosas que no requieran demasiado mantenimiento, y hacerlo a tiempo. Es un hecho que los artefactos que se mantienen en tiempo y forma aumentan su vida útil y nos ahorran mucho dinero.

7. Cuidarse de las tarjetas de crédito

El problema del crédito es que a muchos “no les duele” gastar el dinero que no ven. Dejar los pagos para después es muy atractivo y no se mide en su justa medida la conveniencia de la compra.

Hay artículos que muchos no comprarían si tuvieran que pagarlos de inmediato, billete sobre billete.

Cabe preguntarse ¿En qué gasto las tarjetas? ¿siempre estoy pagando el mínimo? Las respuestas a estas preguntas le darán indicios de si está gastando de manera responsable.

8. No dejarse timar por ofertas engañosas

Si algo es demasiado bueno para ser verdad, lo más seguro es que sea mentira.

La estafa se ha convertido en una ciencia y en un negocio que devenga muchas ganancias.

Claro, hay inversiones que, aunque representen cierto riesgo pudieran ser grandes oportunidades. Para eso, en su presupuesto puede incluir una partida para inversión, asegurándose de no arriesgar aquello que no puede pagar.

9. Si debe pedir un préstamo, hacerlo por las razones correctas

Un préstamo a tiempo puede evitar muchos dolores de cabeza y actualmente hay muchas empresas no bancarias especializadas en ofrecer préstamos rápidos sin papeleos y fiables con ventajas notorias para quienes no tienen historial o no pueden esperar la burocracia que acompañan estos trámites en los entes bancarios tradicionales.

En este auge, incluso es posible aprovechar algunas empresas que ofrecen el primer préstamo gratis a fin de captar clientes y establecer una relación de confianza mutua entre el prestatario y la empresa prestamista.

Ahora bien, pedir prestado para comprar cosas como ropa, maquillaje o ir de vacaciones no es inteligente y puede resultar en una carga innecesaria.

10. Cambiar la actitud mental

Este es el principal aspecto que hay que trabajar para vivir con un sano presupuesto. Hay que cambiar la actitud mental hacia las necesidades reales y centrarse en los indispensable.

En este punto, es importante no compararse con los demás, ni compararse consigo mismo en el pasado. Para salir de una crisis, lo primero que ha de hacerse es aceptar las condiciones actuales y aprender a vivir con ello.

Y si no está en crisis, igual aplica. Es sabio preguntarse ¿por qué estoy comprando esto u aquello? ¿qué necesidad llenará? ¿realmente lo necesito o es para aparentar?

Tampoco hay que inquietarse pensando que pudiéramos estar en un aprieto o perder una oportunidad por falta de dinero. En ese caso, existen créditos online urgentes que no necesitan papeleos son 100% online y están listos en 24 horas.

No es prudente preocuparse demasiado si las circunstancias han cambiado. Un presupuesto y una buena actitud puede hacer la diferencia.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

AceptoMás información